Viernes, 25 de septiembre de 2015, 19 h: ¡Deja que empiece el fin de semana de QbD!

02/10/2015 -

La ubicación de la increíble fiesta fue el pueblo situado más al norte de Bélgica: Meerle. Nos alojamos en la finca de Den Rooy, un hermoso parque natural con 60 hectáreas de bosques y un lago. En mitad del parque, escondida entre los árboles, se encuentra una estilosa casa de campo del siglo XIX. Alojarse en una casa de campo es una experiencia única, dicen… pero no es lo que nosotros hicimos. En lugar de dormir en la casa, lo hicimos en una yurta, una tienda redonda con camas individuales y una cocina. Esto le dio al glamping (glamour + camping) una dimensión completamente diferente. El equipo del viernes comenzó y terminó la noche en el bar abierto. ¡Salud!

Den Rooy Yurt

Lo bueno empezó el sábado por la mañana. El resto del equipo de QbD se unió al grupo, dando el pistoletazo de salida. Un animador/retador intentó, de una forma fascinante, que tuviéramos una visión diferente de nuestros trabajos como consultores. Nos inspiró a participar en nuestras vidas, más que ser un simple espectador. Nos dijo que el control y la crisis eran parte del pasado, que la oportunidad es el momento y que la participación y el éxito son del futuro. Tras estas inteligentes palabras, dejamos las charlas motivacionales atrás y proseguimos. Recorrimos las llanuras holandesas-belgas, en una bicicleta Solex de 50 años, dirigiéndonos hacia una tarde llena de actividades: Superamos luchas de sumo, fútbol en vivo, vóley ciego y lanzamiento de horqueta. Acabamos la tarde de actividades recreativas con un viaje nostálgico en típico un autobús americano de color amarillo, hacia la finca de De Rooy. Después de un rápido descanso, ya estábamos listos para la noche. Conversamos juntos sobre el día mientras degustábamos aperitivos en el patio, a la vez que el sol se ponía en el horizonte. El camarero se aseguró de servir a todo el mundo su bebida favorita. Los gin-tonic recién hechos fueron especialmente populares. Seguidamente, llegó el momento de disfrutar de una sabrosa barbacoa, seguida de un delicioso buffet de postres.

QbD Weekend Solex

No habría sido un fin de semana QBD sin una memorable salida nocturna. Todos nos dirigimos a Hoogstraten, a un bar local para bailar, que por una noche fue ocupado por un grupo ruidoso, pero divertido. Poco después, llegaron las primeras personas a la pista de baile y fue en ese momento cuando la fiesta empezó de verdad. Numerosos cócteles deliciosos contenían las famosas fresas locales de Hoogstraten, pero más adelante muchos también empezaron a beber agua. Los hombres tuvieron que estar atentos a las mujeres de la región, que estaban encantadas con la delegación de hombres de QbD. La fiesta continuó hasta altas horas de la madrugada. Por tanto, algunos de nosotros solo durmió un par de horas, porque al día siguiente nos esperaban – temprano y despiertos – para un brunch antes de dar comienzo a la última parte del fin de semana. El buffet estaba lleno de obsequios holandeses y belgas, como las famosas croquetas de carne, rollos de salchicha, vol-au-vents y deliciosas mini baguettes con fiambres. En otras palabras, un fuerte desayuno que nuestros estómagos recibieron con gusto después de la noche anterior. Aunque algunos de nosotros nos decantamos por la sopa. Desafortunadamente, por la tarde llegó el momento de la despedida, y es justo afirmar que fue mucho más efusiva que los saludos intercambiados a la llegada. En otras palabras, este fin de semana supuso claramente un acercamiento a nuestros compañeros, y marcó anécdotas que contaremos en los próximos años.

Gracias, QbD, por este fin de semana excelente, ¡y espero que haya muchos más como este!

[Y, lo que pasó en Meerle, se queda en Meerle. Nos vemos a la próxima].

Volver a la vista general de noticias

MANTÉNGASE INFORMADO

Manténgase al día sobre las noticias y sobre los nuevos servicios, productos e información de QbD. Suscríbete a nuestro boletín y no te pierdas nada.