ICH Q3D: ¿cuáles son las novedades? Análisis de riesgos para impurezas elementales

13/02/2018 -

A partir de diciembre 2017 los fármacos presentes en el mercado tienen que cumplir con los requisitos de la ICH Q3D. La directiva ICH Q3D está destinada a limitar la presencia de impurezas elementales (metales pesados) potencialmente tóxicas en los medicamentos y principios activos de uso humano.


Figura 1: Potenciales fuentes de impurezas elementales en medicamentos.

La guía proporciona un listado de 24 elementos repartido en cuatro categorías en función de su toxicidad, probabilidad de encontrarlos en un medicamento y PDE (Permitted Daily Exposure) para cada vía de administración .

La introducción de los PDE para cada elemento restringe los límites permitidos y puede ser necesaria la introducción de técnicas analíticas más sensibles y específicas, tales como el análisis por ICP-OES o ICP-MS.

La evaluación del riesgo es clave para la implementación de la nueva ICH Q3D. La potencial toxicidad de un elemento es diferente dependiendo de la vía de administración, por lo tanto, el riesgo asociado a estos 24 elementos tiene que evaluarse mediante un risk assessment. Por ejemplo, la presencia de los elementos de la clase 1 (Cd, Pb, As and Hg) tiene que considerarse en un risk assessment para todos los tipos de fármacos, al contrario, la presencia de un elemento de clase 3 solo será necesaria tenerla en consideración si se trata de un fármaco que se administra por vía parenteral o de inhalación.


Figura 2: ICH Q3D Guideline for Elemental Impurities. La tabla proporciona los elementos que hay que considerar en el análisis de riesgos. Esta tabla puede aplicarse a todas las fuentes de impurezas elementales en un medicamento.

El riesgo mayor deriva de los metales añadidos de forma intencional, tal y como puede ser un catalizador metálico. Para su eliminación es aconsejable concentrarse sobre todo en los pasos previos a la formación del producto intermedio, ya que lavados, cristalizaciones, separaciones, cromatografía y destilaciones ayudan a reducir el riesgo de presencia de las impurezas en el producto acabado.

Otro factor que por ejemplo hay que tener en consideración, son los equipos de fabricación. En general el cumplimiento con GMP, es suficiente para asegurar que no se alcance un nivel elevado de impurezas. El material más utilizado para la fabricación es el acero inoxidable y el vidrio. Aun así, y en caso de elevadas temperaturas y bajos pH, elementos como Ni, Co, Mb, Cr y Cu pueden llegar a contaminar el producto. Por esta razón en algunos casos es necesario efectuar estudios específicos para evaluar la propensión del material a generar impurezas bajo determinadas condiciones.

Un enfoque basado en el riesgo y combinado con el conocimiento y control de las fuentes potenciales de impurezas elementales, permite una estrategia de control eficiente y completa.

Volver a la vista general de blog

MANTÉNGASE INFORMADO

Manténgase al día sobre las noticias y sobre los nuevos servicios, productos e información de QbD. Suscríbete a nuestro boletín y no te pierdas nada.